Cultivar la enredadera de trompeta
Las plantas enredaderas son una de las mejores formas de dar un aspecto más encantador y romántico a los jardines y son además un excelente recurso para cubrir superficies como muros y vallas.

Hoy queremos presentarte uno de los ejemplares más hermosos de su especie, un ejemplar de la familia de las Bignoniáceas conocido como ‘enredadera de trompeta’.

¿Te gustaría conocer sus características y aprender cómo cultivarla? Entonces echa un vistazo a lo que te contamos y tendrás las bases para hacerlo.

Este ejemplar procedente del sudeste de los Estados Unidos se caracteriza por unos tallos leñosos y fuertes que crecen en todas direcciones llegando a alcanzar alturas de hasta 15 metros. A pesar de que sus hojas pinnadas y sus vainas son un buen reclamo para admirar a este ejemplar, lo cierto es que si hay algo que llama la atención de esta enredadera son las preciosas flores naranjas en forma de trompeta que le dan el nombre.

La enredadera de trompeta debe cultivarse en espacios a pleno sol o a la media sombra, preferiblemente en lugares de temperaturas medias (aunque soporta las heladas) con suelos húmedos de buen drenaje y ricos en materia orgánica. En caso de que vivas en zonas de temperaturas más bien bajas, lo mejor es que le busques un sitio donde el sol quede casi garantizado.

La planta deberá ser regada con poca frecuencia en invierno y bastante a menudo en verano, pues el sustrato no debería secarse si no queremos que nuestra trepadora muestre síntomas de poca salud como es el abarquillamiento de las hojas y la falta de crecimiento del follaje en general.

La floración suele tener lugar de verano a otoño, aunque es posible que esto no ocurra en los 3 o 4 primeros años de cultivo.

Algunas de sus variedades más populares son la ‘Crimson Trumpet’, la ‘Yellow Trumpet’ o la Campsis Radicans ‘Flamenco’.