Cultivar maíz dulce
El maíz dulce es muy utilizado en nuestro país, por ejemplo para ponerlo en ensaladas, guisos o para hacer palomitas. Su planta puede llegar a alcanzar los 2 metros de altura y cada tallo debe producir al menos una mazorca grande.

A continuación te cuento las características del cultivo del maíz dulce:

– Es de estación caliente y se puede cultivar fácilmente en cualquier huerto que reciba luz suficiente, buena fertilización y que tenga suficiente espacio. Lo mejor es hacer plantaciones escalonadas en el tiempo ya que así podrás cosechar continuamente.

– Siembra: Necesita un suelo caliente para poder germinar correctamente. Se debe sembrar en hileras de entre 60-80 cm de distancia y dejando unos 30-50 cm entre cada planta. Puedes elegir distintas variedades según el tiempo que tarda en desarrollarse, así que en épocas veraniegas puedes elegir la más temprana para poder cosechar más a menudo.

– Riego: Es un vegetal muy exigente que necesita unos 5mm de agua al día y puedes regarlo tanto por aspersión como a manta, aunque el primero de ellos es el más utilizado actualmente. Según avanza el cultivo las necesidades de agua van variando, pero sí es muy importante que siempre haya humedad. Durante el crecimiento es cuando más agua necesita así que se recomienda hacer un buen riego unos 10 días antes de la floración. La falta de agua en cualquier etapa puede ocasionar grandes pérdidas en la cosecha.

– Abonado o fertilización: También es muy exigente en esto y necesita ciertas cantidades de algunos elementos minerales para poder desarrollarse correctamente. Se recomienda un suelo que sea rico en potasio, fósforo y nitrógeno, esto último en mayor cantidad durante la época de crecimiento vegetativo. El abonado debe ser flojo en la primera época de desarrollo hasta que la planta tenga unas 6-8 hojas.

– Plagas: Como toda planta, árbol o cultivo, el maíz también puede tener plagas, entre ella sla de el taladro del maíz, el piral del maíz, el gusano de alambre o los gusanos grises.