Cultivar manzanilla en una maceta
La manzanilla es una herbácea muy recomendada para fines medicinales. Se caracteriza por tener propiedades: desinfectantes, digestivas y sedantes. Te enseñamos a cultivar con éxito tu propia planta de manzanilla en una maceta.

Cultivar manzanilla en una maceta
Comienza el cultivo plantando semillas en pleno verano. Espolvorea unas pocas sobre la tierra de una maceta y cúbrelas con una delgada capa de vermiculita (mineral formado por silicatos).

Cultivar manzanilla en una maceta
Al pasar dos semanas, las semillas habrán germinado, elige el brote más fuerte y elimina los más débiles.

Cultivar manzanilla en una maceta
Trasplanta a una maceta de al menos 40 centímetros de diámetro. Evita colocar la manzanilla cerca de otras macetas para que no se dispersen.

Cultivar manzanilla en una maceta
Emplea un suelo suelto que permita un buen drenaje. Prepara la mezcla de dos partes de tierra negra con un poco de arena gruesa.

Cultivar manzanilla en una maceta
Coloca la maceta en el jardín o en interiores. Elige un sitio que reciba abundante luz solar pero sin que reciba los rayos solares directamente sobre la planta.

Cultivar manzanilla en una maceta
Los riegos deben de ser diarios para mantener un óptimo nivel de humedad en el sustrato.

Cultivar manzanilla en una maceta
Cuando la mayoría de las flores se hayan abierto será el momento oportuno para realizar la cosecha.

Cultivar manzanilla en una maceta
Recolecta solamente las flores que estén totalmente abiertas procurando no cortar hojas y tallos.

Cultivar manzanilla en una maceta
Deja a secar las flores sobre un papel en un sitio fresco y sombrío donde corra el aire.

Cultivar manzanilla en una maceta
Cuando finalices la cosecha de las flores, realiza una poda para dar nueva vida a la planta. Corta las puntas de los tallos que llevaban las flores.