Cultivar Orquídeas Mariposa
Las plantas epífitas son unas de las más espectaculares gracias a que se caracterizan por crecer encima de otro vegetal, pero sin ser plantas parásitas ya que en realidad utilizan al otro como guía o tutor hasta que puedan desarrollarse. Sus raíces son aéreas y están al descubierto ya que no necesitan tierra para poder crecer, y absorbiendo la humedad ambiental es como consiguen conservarse.

Una de las más bonitas es la orquídea mariposa. Los recipientes en los que las plantes tienen que ser transparentes ya que así las raíces podrán recibir la luz necesaria para que se pueda cultivar bien ya que las raíces son gruesas y podrán hacer la fotosíntesis, para lo cual se necesita luz. Esta orquídea tiene su origen en los bosques tropicales húmedos y es una de las variedades más populares ya que se pueden hacer muchos híbridos con diferentes flores de colores y conseguir así plantas realmente originales y bonitas.

Cuidados de las orquídeas mariposa

– Iluminación: tal y como comenté al principio, es muy exigente con la luz, al menos hasta que pase la época de floración. Hasta que florezca, coloca la planta al lado de una ventana pero evitando que le lleguen los rayos del sol de forma directa, especialmente porque el sol a través de una ventana crea un efecto que puede quemar las hojas.

– Riego: tienes que vaporizar por lo menos dos veces al día ya que es una planta que requiere mucha humedad. Si hace mucho calor, hazlo más veces. Al pulverizar, que sea únicamente en las hojas y nunca en las flores ya que pueden estropearse. Para el riego, deja que drene bien el agua antes del siguiente, retirando siempre el exceso para que no se encharque.

– Abono: utiliza un fertilizante líquido que sea especial para orquídeas y mételo en el agua cuando vaporices.