Las patatas son un tubérculo que provienen de América. La historia de su cultivo nos lleva a la época de los Incas. En la huerta tradicional podemos encontrar una enorme variedad de patatas, pero nuestra propuesta es que las puedas cultivar en una simple maceta.

Cultivar patatas en una maceta
Coloca las patatas en un lugar cálido que reciban directamente luz natural del sol y riégalas con agua en spray para puedan desarrollar los brotes, es imprescindible que no pierdan humedad.

Cultivar patatas en una maceta
Después de unos días, cuando veas que los brotes son grandes, rellena 2/3 de la maceta con tierra negra. Comprueba previamente que la maceta posea orificios de drenaje.

Cultivar patatas en una maceta
Coloca las patatas brotadas en el centro de la maceta, con los brotes al ser posible hacia abajo y acaba de cubrir la macera con tierra negra.

Cultivar patatas en una maceta
Sitúa la maceta en un sitio lucido donde reciba la mayor cantidad de luz solar posible durante el día. La temperatura ambiental óptima será de 14ºC.

Cultivar patatas en una maceta
Riega cada día la maceta. El suelo debe mantener la humedad pero sin exceso, ya que podría producir moho y hongos en las hojas.

Cultivar patatas en una maceta
Cuando hayan crecido los tallos y hojas, ve girando la maceta periódicamente de forma que consigas que la planta crezca derecha, intenta que no decaiga.

Cultivar patatas en una maceta
Cuando haya florecido, las hojas empezarán a marchitarse y coger un tono amarillo, a partir de entontes suspende totalmente el riego, nada de agua.

Cultivar patatas en una maceta
Pasados unos 20 días, ya puedes comenzar a cosechar las nuevas patatas. Para ello, escarba suavemente la tierra y recoge las patatas con mayor tamaño. Las más pequeñas déjalas durante más tiempo más hasta que consigan un desarrollo óptimo y estén listas para el consumo.

Cultivar patatas en una maceta
Para almacenar las patatas, guárdalas sobre una superficie al sol durante unas de horas para que pierdan la humedad. Luego almacénalas en un lugar seco y fresco hasta que te decidas a cocinarlas.