Cultivar plantas crasas o suculentas
Seguramente has visto estas curiosas plantas un montón de veces en tu vida y te has preguntado qué tal quedarían sobre la estantería de tu casa… ¡Pues es el momento de hacerlo!

Las plantas crasas son especies ideales para cultivar, y es que resultan de lo más decorativas y fáciles de mantener… ¿Quieres saber más de ellas?

Las plantas crasas, suculentas o carnosas son aquellas especies que engrosan el volumen de tallos y hojas a medida que absorben y guardan líquido en su interior para garantizar su subsistencia (almacenan mucha más agua que cualquier otra planta). Precisamente por eso decíamos que estas plantas son agradecidas ya que tienen un cultivo de lo más sencillo.

Cultivar plantas crasas o suculentas
Existen distintas especies, desde las Agavaceas y las aizoaceas hasta las apocináceas, asclepiadacias, cactáceas, crassulaceas, liliáceas o orquidáceas, entre otras.

Algunos buenos consejos para sus cuidados mínimos serían los siguientes:

– La falta de humedad no acostumbra a ser un problema, lo que no significa que debas olvidarte de regarlas de vez en cuando (cuando se seque el sustrato) con agua destilada para mantenerlas en perfecto estado de salud. Notarás una falta de riego cuando estén delgadas o arrugadas, pero pronto se recuperarán aportándoles agua.

– Moja la tierra directamente y no cometas el error de echar agua sobre los tallos o las hojas, pues la humedad podría provocar manchas o podredumbres en su superficie.

– Asegúrate que las macetas proporcionan un buen drenaje gracias a algunos agujeritos en su base, pues el exceso de humedad podría provocar hongos en tu ejemplar.

– En verano es cuando resulta más necesario el riego de estas plantas, pero en invierno prácticamente no hará falta que lo hagas a no ser que la planta se cultive en interiores.

– La mejor tierra para estas plantas es de tipo arenoso y no de turba como se solía pensar hace unos años.

Por último, ¡no olvides hacer que luzcan con una preciosa maceta que les otorgue el protagonismo!