Cultivar plantas en terrarios
Los terrarios pueden llegar a convertirse en minijardines de interior en los que poder conseguir las condiciones más adecuadas para las diferentes plantas que quieras poner allí, siendo también una especie de invernaderos al estar rodeados de una estructura de cristal que ayudará a mantener esas condiciones. Dependiendo del tipo de vegetales que quieras plantas podrás elegir entre un terrario cerrado o uno abierto, cada uno con sus características especiales.

El terrario se convierte en el elemento principal de este nuevo espacio vegetal que tendrás en el interior de tu hogar, y es imprescindible que sea de cristal totalmente transparente para que las plantas puedan recibir el máximo de luz posible. Hay que saber elegir el terrario más adecuado para sacarle el máximo partido, al igual que cultivar las especies más adecuadas para estar en un lugar así.

El terrario

La estructura puede ser un acuario, una pecera, una urna o bien un terrario que se haya fabricado específicamente para el cultivo de plantas. Casi cualquiera puede servir si permite que drene bien para que no se estanque el agua, además de poder acoger una buena cantidad de tierra. Es importante tener en cuenta que si vas a plantar especies que no soportan el exceso de humedad, lo mejor es utilizar un recipiente abierto, dejando los cerrados para aquellas que requieran grandes cantidades de agua.

Mantenimiento

Cultivar plantas en terrarios
En los terrarios se puede conseguir una atmósfera perfecta que ayudará a que las plantas se desarrollen y crezcan mucho mejor, así que es muy importante que el mantenimiento sea el adecuado. La humedad tiene que ser alta y constante, con una temperatura regular y, extremadamente importante, que no haya ninguna corriente de aire. Pulveriza con agua a menudo para mantener la humedad y pon el terrario en un lugar muy iluminado pero en el que no reciba los rayos del sol de forma directa. Es recomendable trasplantar cada 4-6 meses los ejemplares que hayan crecido demasiado.