Cultivar plantas medicinales
Insomnio, ansiedad, nervios, exceso de peso, falta de concentración… Son ya muchas las personas que apuestan por las vías más naturales para resolver algunos de los problemas que más afectan a la población en nuestros días.

El uso medicinal de las plantas (fitoterapia) se convierte así en la alternativa saludable frente a los tratamientos artificiales que a menudo tienen contraindicaciones de las que ni nos enteramos.

Si tienes algo de espacio en casa o en el jardín y te gustaría aprovecharlo para cultivar alguno de estos utilísimos ejemplares toma nota de los nombres de algunas de las más comúnmente utilizadas:

- Aloe Vera: Deben cultivarse en lugares cálidos y soleados preferiblemente dentro de casa para evitar exponerla a fenómenos externos que puedan perjudicarle.

Eneldo: Aunque se adapta bien a muchos terrenos, esta planta prefiere suelos ricos y húmedos. Para las infusiones se recomienda cortar las hojas antes de la floración.

Cultivar plantas medicinales
Manzanilla: Precisan tierras con buen drenaje y también desarrollarse a la semisombra. Los pétalos de sus flores se utilizan para hacer infusiones para el estómago.

Hisopo: Es agradecida en casi todos los terrenos, si bien tiene la particularidad de requerir cultivo interior hasta que se encuentra bien desarrollada (después podrá cultivarse también en exteriores). Es muy útil para los catarros, la tos y hasta el asma.

Menta: Se utiliza en muchísimos ámbitos de la medicina alternativa para mejorar la digestión, descongestionar en catarros y hasta como enjuague bucal. Solo necesita un suelo húmedo a la semisombra.

Valeriana: Esta planta de propiedades relajantes se puede desarrollar a partir de semillas o raíces en tierras bien abonadas y preferiblemente oscuras. Plántalas algo separadas entre ellas para favorecer su desarrollo (por cierto un poco lento) así como que puedan recibir la luz solar de forma directa.

-Salvia: Ideal para las infusiones digestivas, esta planta debe crecer en lugares soleados sobre un terreno más bien arcilloso. Infórmate bien antes de emplearla, pues por ejemplo no es recomendable para las mujeres embarazadas.