Cultivar pothos
Aunque no es una planta muy conocida por la mayor parte del público, el pothos es una de las preferidas de todos aquellos que son amantes de la jardinería. Es una hiedra trepadora con zarcillos y con hojas gruesas de color verde manchado y que miden entre 10 y 20 centímetros de largo. Sus flores son parecidas a las de los aros y los tallos pueden alcanzar hasta 3 metros en macetas y 15 si se desarrollan en su hábitat natural.

A continuación de daré unos cuantos consejos para el cultivo y los cuidados de los pothos:

– Luz: Debes ponerla en una zona que esté bien iluminada para que las hojas no pierdan sus variegaciones. Lo mejor es que esté colocada entre los 50 cm y los dos metros de distancia de una ventana.

– Riego: Sus exigencias en cuanto a riego son las mismas independientemente de las condiciones climáticas o de la época del año en la que nos encontremos. Debe regarse siempre una vez a la semana. Ten mucho cuidado con las cantidades ya que un exceso de humedad genera manchas pardas sobre las hojas.

– Trasplante: Debes hacerlo cada dos años y siempre entre los meses de marzo y abril.

– Multiplicación: Puede darse por esquejes de extremos de tallos o bien en agua.

– Fertilizantes: Aplícale uno líquido cada dos semanas entre primavera y otoño ya que es cuando se da su período de crecimiento.

– Ambientes: Debe estar siempre en zonas secas ya que la humedad no la soporta y puede ser muy perjudicial para ella.

Como curiosidades, decir que el pothos es una planta que puede llegar a durar más de 10 años en casa, así que si lo cuidas bien tendrás planta para mucho tiempo. Como recomendación, debes lavarte las manos cada vez que dejes de tocar la planta ya que en las hojas hay una sustancia irritante que podría dañarte la piel.