cultivar-primulas-1

Al género Primula pertenecen 550 especies herbáceas resistentes o semirresistentes. Algunas florecen a partir de mediados de invierno decorando el jardín con sus llamativos y diversos colores y anunciando la llegada de la primavera. Sus hojas se reúnen en una roseta, de cuyo centro surgen los vástagos portadores de flores.

cultivar-primulas-2

Dentro de las prímulas o primaveras hay especies que resisten bajas temperaturas y heladas, pero hay otras que requieren protección ante el frío intenso. Resultan apropiadas para formar macizos y arriates, donde se plantan solas, mezclando las variedades para que el colorido sea más espectacular, o junto con otras especies, sobre todo, bulbosas. Pero además, crecen sin problemas en jardineras y macetas en balcones y terrazas. Las especies más pequeñas son útiles para la rocalla. Tampoco hay que olvidar que ciertas primaveras ( por ejemplo, Primula obconica) se cultivan como ejemplares de interior. En casa deberemos mantenerlas en un lugar fresco e iluminado, pero nunca expuestas al sol.

cultivar-primulas-3

Crecen mejor en un emplazamiento que se encuentre a media sombra, aunque en climas frescos se adaptan bien al sol, siembre que el suelo permanezca húmedo de forma regular. Prefiere terrenos sueltos, profundos y ricos en materia orgánica. Se encuentran bien a los suelos entre neutros y ácidos o turbosos. A la hora de regar es importante evitar mojar las flores y las hojas, ya que se estropearían. Tendremos que echar el agua sobre el terreno, por ejemplo con un sistema de goteo. En primavera, el riego tiene que ser abundante, evitando los encharcamientos.

cultivar-primulas-4

Tras la floración, a finales de primavera, se pueden propagar por división de mata. La siembra se hace al final del verano o en otoño. Para disfrutar de la prímula en invierno hay que sembrar a principios de la primavera, esparciendo las semillas en bandejas y trasplantando al terreno a las siete semanas. Cada primavera es aconsejable abonar el terreno donde se encuentran las prímulas. Además es necesario eliminar las flores marchitas y las hojas amarillas para conseguir una floración abundante. Es aconsejable aplicar un acolchado para conservar la humedad y alejar los hierbajos.

cultivar-primulas-5

Dentro de las plagas que afectan a las prímulas están los caracoles, babosas, mohos y araña roja. Debido a la humedad necesaria para su cultivo es habitual que estos gasterópodos aparezcan para morder las flores y las hojas. Esta misma causa provoca la invasión del moho gris ( Botrytis cynerea), que tiene efectos de pudrición, apareciendo unas manchas oscuras que se van extendiendo por toda la planta. Las características manchas amarillas o pardas en el follaje de las prímulas son provocadas por la araña roja, que chupa la savia y debilita la planta.