Cultivar rabanitos en macetas
Cultivar hortalizas en macetas es una gran idea para esos amantes de la jardinería que quieren cultivar sus propios alimentos en un pequeño huerto propio en su terraza, en su balcón e incluso en la barandilla de su ventana.

Ya te habíamos contado cómo cultivar tomates cherry, pimientos y hasta pepinos en macetas: hoy queremos que des un paso más y te atrevas con el cultivo de los rabanitos, pues además de estar deliciosos en tu ensalada son uno de los ejemplares más decorativos y fáciles de cultivar en los huertos urbanos.

Su cultivo no tiene por qué ser complicado, pero sí que precisará que le proporciones muchos cuidados y la atención necesaria para desarrollarse con éxito.

1. Hazte con un par de jardineras de dimensiones no demasiado grandes y rellénalas con tierra bien abonada, suelta, arenosa y húmeda.

2. Siembra las semillas en una maceta, aprisiona la tierra y riega constantemente durante los primeros días de desarrollo para que la tierra se mantenga húmeda; cuidado con encharcarlo, pues podrías acabar con el ejemplar.

3. Colócala en un espacio a la semisombra y con temperaturas que oscilen entre los 15 y los 18ºC.

4. Una vez comiencen a crecer rellena la maceta con más sustrato para cubrir los tallos y dejar que solamente asomen algunas hojas; para facilitar su crecimiento espacia los brotes de la planta antes de un mes.

5. Mantén un riego adecuado, pues la falta de agua de la planta se traducirá en un extraño sabor picante en los frutos de la misma.

6. Recolecta cuando la planta se haya desarrollado y antes de que se ablanden sus raíces, que además deberán estar completamente sanas sin hendiduras, deformaciones o enfermedades.

Ya ves, los rabanitos darán un valor añadido a tu pequeño huerto gracias a su rápido crecimiento y a su divertido aspecto. ¿A qué esperas para añadirlos?