Cultivar rosales en miniatura en el interior del hogar
Ya os hemos hablado en varias ocasiones de los cuidados de los rosales, de sus características y de un montón de cosas más, así que hoy me gustaría centrarme en una de sus especies: los rosales en miniatura, la variedad perfecta para cultivar en el interior del hogar.

A estos rosales también se les llama también rosales de pitiminí o rosales mini, y a pesar de su pequeño tamaño son ideales para decorar al igual que las rosas, incluso a mí personalmente me gustan mucho más. Toma nota de estos consejos para el cultivo de rosales mini:

– Humedad: Es muy importante que la humedad en el ambiente sea alta, especialmente cuando está en el interior que es el caso que nos ocupa. Pon la maceta en una bandeja que tenga una capa de guijarros en el fondo y mantenlos siempre húmedos pero si que el agua llegue a estar en contacto con la maceta. Nunca pongas la planta cerca de una fuente de calor.

– Luz: Lo ideal es ponerlo en una ventana que esté orientada al sur aunque en verano evita que reciba los rayos del durante el día, algo que puedes conseguir bajando la persiana o corriendo las cortinas.

– Temperatura: Evita que esté expuesta a temperaturas superiores a 21ºC y a las que sean muy muy frías.

– Riego: Debes regar abundantemente y dejar que el sustrato de la maceta se seque ligeramente entre cada riego. Es bueno añadir un poco de fertilizante líquido al agua cuando vayas a regar.

– Poda: Suele hacerse para reducir su altura a la mitad más o menos y debes quitar siempre todas las flores que se vayan marchitando.

– Cultivo: Plántalo en macetas que sean profundas y que tengan un sustrato ligero y muy fértil. Vigila mucho la aparición de plagas, la que más suele afectarle es la araña roja.