Cultivar sandías
Las sandías son una de las frutas veraniegas más consumidas, no solo por su excelente sabor sino también por las numerosas propiedades que tienen, como por ejemplo que son un excelente diurético. Es por ello que se convierte en una opción ideal para cultivar en tu huerto ya que les sacarás mucho partido.

El peso que puede llegar a alcanzar varía mucho pero oscila entre 1 y 20 kilogramos. Hay algunas variedades con semillas y otras que no las tienen, y se diferencian principalmente en que unas tienen la piel rayada y las otras no. Toma nota de estos consejos para cultivar sandías:

– Temperaturas: Lo mejor es que esté en temperaturas de entre 23 y 28ºC, y cuando están por debajo de 13ºC pueden estropearse, así que cuando haga frío protégelas con un plástico para que no les lleguen las temperaturas tan bajas.

– Humedad: Se sitúa entre el 60 y el 80% y es un factor determinante durante la época de floración.

– Suelo: No es muy exigente en este sentido aunque sí es cierto que lo que mejor le sienta son suelos que estén bien drenados y que sean ricos en fertilizantes y materia orgánica.

– Plantación: Se hace en hileras de 1,5 metros de distancia, la misma que ha de dejarse también entre cada planta. Hay que poner abono que esté bien descompuesto y un fertilizante complejo antes de comenzar a plantar. La primavera es la mejor fecha para plantar a cubierto tanto en semilleros como en bandejas.

– Abonado o fertilización: Necesita un fertilizante equilibrado hasta que comiencen a desarrollarse los frutos.

– Recolección: El cultivo suele durar entre 90 y 150 días, así que puedes comenzar a cosechar a partir de la semana 11 de haber sembrado. Las que están maduras suenan hueco cuando las golpeas con los dedos, así que es un buen truco para saber si están ya para recolectar.