Cultivar setas de cardo
Las setas de cardo son uno de los tipos de setas que más frecuentemente se cultivan en nuestro país, una variedad que tiene un sombrero hemiesférico en parte y que después se aplana. Su color es muy variable, pudiendo ser desde crema pálido hasta un castaño más oscuro, y sus láminas están espaciadas y son desiguales, con un color blanco al principio pero después crema.

La carne de estas setas es blanca y compacta, y su esporada es blanca también. En cuanto a sus usos culinarios, es una de las setas más sabrosas, siendo además perfecta para todo tipo de platos y con un sabor mucho mejor que el de los champiñones. Se pueden comer con carne, pescado, pasta… y su sabor es suave. Se suelen cocinar a la plancha.

Cultivo

El cultivo de estas setas no está al alcance de todo el mundo, aunque en los últimos tiempos se pueden conseguir sus semillas más fácilmente que hace unos años. El problema que tiene es que su cultivo no es homogéneo, por lo que no siempre se pueden conseguir cosechas aceptables, aunque cuando se consiguen son fantásticas y se les saca mucho más partido que a las de cualquier otra seta.

Cultivar setas de cardo
La seta cardo pertenece al grupo de setas saprofitas, un grupo del que se necesita la semilla para poder cultivar, una semilla que también se llama micelio o blanco de hongo. Estas semillas se pueden conseguir únicamente en laboratorios especializados, ya que se no fuera así deberías producir el hongo de la semilla, algo realmente complicado para una persona que no tiene experiencia profesional en este tema.