Cultivar tagarninas
La tagarnina es una verdura silvestre muy común en la zona mediterránea aunque en algunos lugares está desapareciendo, lo que es una pena ya que puede aprovecharse de muy diferentes maneras. Sus tallos son rectos y pueden llegar a medir un metro. Suele recogerse durante la primavera y puedes encontrarla en muchos mercados.

Aunque su consumo no está muy extendido y mucha gente no la conoce, lo que es una pena ya que es muy rica y puedes tomarla tanto cocida como cruda en ensaladas, gratinarla, ponerla en una tortilla… una gran variedad de posibilidades. También es muy buena como alimento animal. Toma nota de cómo cultivar tagarninas:

– Temperatura: Una temperatura media de unos 15ºC es genial para su cultivo y desarrollo, pero lo cierto es que es muy tolerante y resistente tanto al frío como a la sequía, así que sean cuales sean las condiciones climáticas de tu zona podrás cultivarla. Con temperaturas cálidas crece muy rápido.

– Siembra: Se hace directa en tempero a finales de invierno, dejando una separación entre surcos de unos 30 centímetros.

– Abono: Aplica abono orgánico antes de la siembra para que puedan desarrollarse mucho mejor. Aunque le vale prácticamente cualquier abono, lo mejor es que optes siempre por uno orgánico ya que la cosecha será mucho mejor.

– Hierbas: Elimina cualquier mala hierba que aparezca y siempre según aparezca, nunca dejes que se acumulen varias ya que podría estropearse el cultivo.

– Riego: Es un cultivo que necesita mucha agua para estar siempre húmedo, pero vigilando que no se encharque para que no se pudra.

– Recolección: Al plantar a finales del invierno podrás recoger las hojas ya durante la primavera. Puedes cogerlas con la mano sin necesidad de ninguna herramienta.