Cultivar tomates en macetas
Aunque no tengas un jardín o un espacio exterior en tu hogar para hacer un huerto, sí puedes hacerte uno pequeñito en casa gracias a varias cosas que puedes cultivar en macetas y que te ayudarán a consumir productos más naturales. Hoy me gustaría darte unos cuantos consejos para poder cultivar tomates en maceta y que la mejor opción es que sean tomates cherry ya que dan muy buena producción.

El tomate cherry puedes plantarlo en una maceta que tenga al menos 50-60 centímetros de profundidad y también de diámetro ya que cuanto más grande sea la maceta mejor podrá desarrollarse y fructificar. La maceta tiene que estar al sol pero no en una zona que sea muy caliente ya que se retrasaría el crecimiento. Planta las semillas cuando hayan terminado las heladas y las noches muy frías ya que así comenzará su desarrollo en mejores condiciones.

Siembra las semillas a 1 centímetro de profundidad y a razón de 2 ó 3 por pozo. Después riega de forma abundante y tapa la maceta con un plástico transparente hasta que las semillas hayan germinado, lo que suele tardar en suceder unos 6-8 días. Después de ese tiempo elige las más fuertes y retira las más débiles, dejando únicamente dos plantas por cada tutor, enterrando cada tutor al menos a 30 cm de profundidad y atando los extremos como si fuese una carpa.

En el centro de los tutores tienes que hacer un pequeño pozo para el riego y regar cada 4-5 días, tiempo que depende del sol y el viento que haya ya que en función de una u otra cosa necesitará más agua antes o después. Una vez que crezcan tendrás que ir atando el tronco principal al tutor y sacar el brote. Si quieres abonar las plantas hazlo añadiendo compost o humus de lombriz, y si añades abono tiene que ser orgánico.