Cultivar tulipanes
Los tulipanes son sin duda unas de las flores más populares de todas, uno de aquellos ejemplares que encontramos en los mercados de todo el mundo y que tan bien sientan en nuestros jardines.

Amarillas, violetas, rosas, rojas, naranjas… Las flores ligeramente acampanadas de este ejemplar de la familia de las liláceas pueden ser de muy distintos colores y, por suerte, aparecen con relativa rapidez y facilidad durante los principales meses de la primavera y el verano.

¿Quieres conocer algunos consejos para el cultivo de esta planta bulbosa? Toma nota de lo que te contamos, ¡todavía estás a tiempo de lucir esta preciosa planta unos meses!

Debes tener en cuenta, para empezar, que la planta tiene básicamente dos periodos de desarrollo: La fase vegetativa, cuando los bulbos crecen hasta un tamaño apto para su floración, y la fase reproductiva, cuanto el tallo se alarga y florece.

Cultivar tulipanes
Como siempre, durante todo este tiempo deberás tener en cuenta las condiciones de luz, riego, temperatura o las características del suelo, por ejemplo. Puedes guiarte por los siguientes consejos:

– Luz: En este sentido la planta es bastante resistente, por lo que puede desarrollarse sin problemas con un nivel de iluminación bastante bajo. No obstante, también es cierto que bajo el sol y con temperaturas cálidas la planta florece más rápido (en detrimento del tallo, que no tiene tanto tiempo de crecer).

– Clima: Las temperaturas entre 13 y 16º resultan ideales para su cultivo, y es que se trata de una especie de ambientes frescos que podría resultar demasiado sensible con las temperaturas más altas.

– Humedad y suelo: Esta planta de ambientes frescos precisa, por tanto, ambientes húmedos con tierras en que mantengan fácilmente estas condiciones térmicas.

– Terreno: Los mejores suelos para su cultivo son las tierras sueltas, mullidas y con una buena cantidad de materia orgánica. Cuidado con la salinidad del suelo, pues la planta es especialmente sensible a este problema.