Cultivar verduras en maceta
Un rincón de la terraza, unas cuantas macetas en el balcón o una jardinera en la mismísima ventana son lugares suficientemente grandes como para cultivar algunas de las verduras que con el tiempo podrás disfrutar en tus mejores platos.

Zanahorias, rábanos, lechuga, pimientos… ¿Te gustaría cultivar tus propias verduras en casa? Entonces toma nota de lo que te contamos, hazte con los instrumentos y materiales necesarios y ponte manos a la obra con tu pequeño huerto urbano.

Para empezar debes tener en cuenta que no todos los tipos de verdura son aptos para este tipo de cultivo, pues su crecimiento puede implicar un desarrollo demasiado protuberante para el que tu maceta no esté preparada. No obstante, existen algunos ejemplares de reducidas dimensiones y también algunas variedades enanas que pueden ser adaptadas a esta clase de cultivo.

Estas son algunas de las consideraciones generales que debes tener en cuenta a la hora de cultivar tus verduras en macetas:

– Sea como sea el recipiente donde vayas a cultivarlas debes asegurarte de que tenga algunos agujeritos en la parte inferior con el fin de que se favorezca un buen drenaje en el mismo. De lo contrario, el exceso de agua podría encharcar el sustrato y perjudicar el estado de salud de nuestros ejemplares hasta el punto de acabar con ellos.

Cultivar verduras en maceta
– La maceta o contenedor debería ser de tonos no demasiado oscuros, pues de hecho este tipo de colores pueden provocar un recalentamiento de las raíces que no resultaría nada recomendable para su desarrollo.

– El tamaño dependerá de la verdura que quieras cultivar. A modo de ejemplo, los tomates y berenjenas precisan recipientes de unos 15 litros aunque podrían pasar con otros más pequeños.

– Plantar en maceta significa casi siempre tener que estar más pendientes de las cuestiones de riego. En este caso, las plantas requerirán más riego cuanto más avance su desarrollo y conforme más extensas y abundantes son sus raíces.

– La mejor forma de mejorar el cultivo es fertilizando el sustrato en el que se encuentra: se dice que 1/3 de compost por 2/3 de tierra es una buena combinación para ello.