Cultivo y cuidados de la flor de la corona
Esta planta se conoce como la flor de la corona y pertenece a la familia de las Liliáceas y al género Scilla, el cual está integrado por casi 100 especies de plantas bulbosas y perennes que tienen su origen en diversas zonas de África, Asia y Europa. También se conoce por otros nombres vulgares, como esquila portuguesa, escila del Perú, flor de piña o jacinto del Perú.

Es una pequeña planta bulbosa en forma de pera que no suele crecer más de 40 centímetros de altura. Sus hojas son lineares y terminan en punta, con una presentación muy bonita en forma de roseta. También son muy carnosas. Tiene inflorescencias azules que son preciosas y en forma de umbelas cónicas. Es una planta que florece durante la primavera y que le da un toque muy especial a cualquier espacio interior o exterior.

Cuidados básicos

– Ubicación: se suele utilizar mucho en rocallas o para formar bordes y macizos, y hasta en maceta quedan muy bien en terrazas o balcones. Es una planta ideal para jardines que estén junto al mar, y necesita estar a pleno sol, aunque también puede resistir a la sombra si es ligera.

– Temperatura: puede llegar a resistir heladas de hasta -3ºC, aunque no conviene que sean muchas ni de larga duración.

– Suelo: será suficiente con un suelo que tenga tierra de jardín fresca, y añádele algo de materia orgánica.

Cultivo y cuidados de la flor de la corona
– Riego: tiene que ser regular desde su cultivo hasta la floración. Cuando comience la época de reposo ya no necesita agua.

– Abono: le vale con el abono anual de jardín, pero que sea a base de estiércol.

– Plagas y enfermedades: es una planta muy resistente a este tipo de males, así que salvo que no le prestes ninguna atención a sus cuidados no aparecerá ninguna.

– Multiplicación: la mejor opción es hacerla a partir de los bulbos que la planta produce, ya que si te decantas por hacerla por semillas deberás esperar unos 3 años para conseguir la primera floración.