Cultivo y cuidados de la margarita de mar
Conocida popularmente como margarita de mar, se trata de una planta que pertenece a la familia de las Asteráceas y al género Palleris, el cual está formado por unas 10 especies. Es una planta herbácea que tiene su origen en la zona mediterránea, y recibe también otros nombres vulgares, como estrellada de mar, churrera o asterisco, siendo su nombre científico Asteriscus maritimus.

Es una planta pequeña que no suele llegar a los 30 centímetros de alto y que tiene hojas perennes de color verde oscuro. Es muy interesante por sus flores, que son de un color amarillo muy intenso y bonito. Florece durante la primavera, el verano y buena parte del otoño, así que es una elección perfecta si quieres tener flores durante casi todo el año. Se utiliza especialmente para cubrir pequeñas zonas en el jardín, rocallas e incluso para macetas en terrazas o balcones.

Cuidados básicos

– Ubicación: necesita estar a pleno sol, cuantas más horas al día mucho mejor.

– Temperaturas: lo ideal son las altas temperaturas, aunque en casos excepcionales puede soportar heladas, siempre y cuando no sean muy frecuentes ni con temperaturas inferiores a -5ºC.

– Suelo: lo mejor es que sea un poco ácido o neutro, siendo indispensable que esté muy bien drenado. La plantación en su lugar definitivo deberás hacerla durante la primavera.

Cultivo y cuidados de la margarita de mar
– Riego: tiene que ser moderado, esperando siempre a que se seque para ponerle más agua. Resiste muy bien la sequía, así que es mejor eso que el exceso ya que podría pudrirse.

– Plagas y enfermedades: también es muy resistente en este sentido, y rara vez se verá atacada por alguna salvo que no le dediquen ningún cuidado.

– Multiplicación: la mejor opción es hacerlo por esquejes realizados en verano, aunque también conseguirás muy buenos resultados si la haces mediante semillas sembradas en primavera.