Cultivo y cuidados de la planta de la moneda
La conocida como planta de la moneda pertenece a la familia de las Primuláceas y al género Lysimachia, el cual está formado por unas 150 especies de plantas anuales, vivaces y subarbustos que tienen su origen en la zona mediterránea y en Norteamérica. Recibe también otros nombres vulgares, como hierba de la moneda, euro o monetaria.

Es una planta de porte rastrero o colgante que no suele llegar a los 20 centímetros de altura y que tiene hojas muy decorativas en color verde claro o dorado, según la variedad. Tiene muchas flores, que además son en un amarillo brillante muy atractivo. Florece desde mediados de la primavera hasta mediados del verano, y cuando lo hace es un planta muy decorativa y preciosa.

Cuidados básicos

– Ubicación: se suele utilizar en terrazas, patios o balcones, además de en muros para cubrirlos. Puede desarrollarse perfectamente tanto en un lugar a pleno sol como en semisombra o sombra.

– Temperaturas: no tiene ningún requisito en este sentido y hasta es capaz de resistir varias heladas durante el invierno.

– Suelo: le va mejor uno que sea húmedo y tenga mucha materia orgánica, siendo también algo arcilloso para que pueda retener mejor la humedad.

– Riego: tiene que ser frecuente para que la tierra esté siempre algo húmeda, pero sin que se encharque. Es muy importante que siempre tenga agua ya que la sequía no le sienta nada bien.

– Abono: añade compost o estiércol al abonado anual de jardín, será suficiente para todo el año.

Cultivo y cuidados de la planta de la moneda
– Poda: viene muy bien hacerla cuando comience la primavera para controlar su crecimiento ya que puede invadir espacios con mucha facilidad.

– Plagas y enfermedades: es muy resistente en este sentido, así que salvo que pases totalmente de sus cuidados y la abandones no deberás preocuparte por este tema.

– Multiplicación: la mejor opción es hacerlo por división de tallos, fijándote que tengan raíces y haciéndolo a principios de otoño o finales de invierno.