Cultivo de la Cala o Lirio de Agua
La Cala o Lirio de Agua es una preciosa planta que acostumbra a crecer en espacios húmedos como estanques o zanjas. A pesar de las lustrosas hojas verde oscuro, el mayor atractivo de la planta son las preciosas flores que aparecen durante la primavera.

Cuando florece, esta planta ofrece preciosas flores acampanadas de color blanco con una espiga de color amarillo en el centro, la típica que podemos ver en los ramos de muchas novias y co-protagonista de muchos cuadros del pintor Diego Rivera, marido de la conocida Frida Khalo.

Pero no podemos disfrutar de esta elegante flor durante todo el año, pues la planta florece sólo en primavera y verano mientras que durante el invierno su desarrollo se detiene debido a las bajas temperaturas y a las heladas.

Cultivo de la Cala o Lirio de Agua
El mejor lugar para cultivar el Lirio de Agua es cerca de los estanques del jardín o en zonas acuosas poco profundas, en un espacio a la semisombra y nunca bajo la luz directa del sol, que la perjudicaría de forma irreversible. Sin embargo, también puede ser cultivada en macetas de interiores siempre y cuando se mantenga en las condiciones de luz y humedad óptimas de las que te hablábamos.

Esta planta no es demasiado delicada en su plantación, pues precisa tierra normal con arena, turba y abono orgánico (cada 15 días en plena época de floración) y simplemente mantenerse a una temperatura mínima de 10 grados. Durante la floración la planta debe ser regada con abundancia, pero conforme avanza el año el riego puede ser más moderado.

Como consejo final, desiste de intentar revivir esas flores marchitas: lo mejor es cortarlas para que los nutrientes no sean enviados de forma inevitable a su recuperación en vez de al resto de ejemplares.