Cultivo de la drácena
Aunque puede que muchos no las conozcáis por el nombre, basta echar un vistazo a imágenes como la anterior para reconocer este ejemplar que tanto hemos visto cultivar en el interior de los hogares.

Se trata de la dracena, una planta ornamental de origen tropical que puede ser fácilmente cultivada tanto en exteriores como en interiores.

Si quieres saber cómo cultivar esta palmera presta atención a los siguientes consejos, ¡es realmente fácil mantenerla siempre hermosa!

Aunque en realidad existen más de 150 especies de este ejemplar solo unas 20 o 30 tienen un uso ornamental, por lo que es específicamente a estas a las que nos referiremos con los siguientes consejos generales.

Cultivo de la drácena
Estas plantas necesitan recibir abundante luz, lo que no significa que tengan que estar expuestas directamente a los rayos solares (de hecho deberías evitar esto en la medida de lo posible).

De este modo, lo mejor es mantenerla en entornos de ambiente húmedo y cálido con temperaturas alrededor de los 22ºC (si bien puede resistir temperaturas ligeramente más altas o bajas); si la temperatura asciende, las exigencias en humedad también lo harán. También en cuanto a su ubicación en el espacio debes evitar las zonas donde haya excesivas corrientes de aire o cambios bruscos de la temperatura.

Las dracenas no son de los ejemplares más exigentes en lo que al riego se refiere, por lo que para mantener su correcto desarrollo bastará con regarla de dos a tres veces por semana durante los meses más calurosos del año y una vez semanalmente durante el invierno.

En el caso de que la planta se encuentre en un espacio demasiado seco no estaría de más que pulverizases ligeramente de vez en cuando un poco de agua sobre las hojas, lo que las hidrataría y mantendría lleno de vitalidad ese precioso efecto multicolor.

Una última recomendación: Mantente alerta con las cochinillas, los ácaros y los trips y combátelos mediante el uso de fungicidas e insecticidas.