Cultivo de la hiedra común
La hiedra común es una de las plantas más utilizadas en el diseño de jardines, y es que esta trepadora es capaz de proporcionar un encanto fuera de lo común cubriendo todo tipo de columnas, pérgolas, vallas o muros.

Este ejemplar de la familia de las Araliáceas procede de muy distintos orígenes de todo el mundo (Europa, Asia o África), por lo que se cultiva sin problemas en muy variadas condiciones.

¿Te gustaría decorar tu jardín con una de estas? Echa un vistazo a los consejos de cultivo y ponte ya manos a la obra.

Científicamente conocida como Hedera helix, esta vigorosa planta de la especie de las Agniospermas puede alcanzar los 10 metros de altura y los 5 de diámetro adhiriéndose a toda clase de superficies gracias a la capacidad de trepar que le proporcionan sus raíces adventicias.

Cultivo de la hiedra común
El principal valor de esta planta es puramente ornamental, por lo que la cuestión fundamental de dónde colocarlo dependerá de las necesidades propias de tu jardín o de tu hogar. De hecho, no encontrarás problemas a la hora de ubicarlas en tanto que son perfectamente adaptables a toda clase de espacios: se desarrollarán tanto en zonas muy soleadas como en aquellas a media sombra o espacios umbríos. Por si no fuera suficiente, podremos disfrutar de esta planta durante todo el año gracias a una gran resistencia que incluso la hace capaz de soportar las temperaturas más bajas y las heladas.

Tampoco encontraremos problemas en cuanto al suelo de cultivo, y es que la hiedra común no es para nada exigente y puede desarrollarse en cualquier tipo de suelo. No obstante, preferirán los suelos alcalinos y con buen drenaje.