Cultivo de la ‘Piña de América’
Cultivar ejemplares exóticos en el interior de nuestros hogares es una excelente idea, y es que no hay mejor manera de llenar nuestros espacios de vida, alegría y color.

Uno de estos ejemplares que harán marcar la diferencia en tu interiorismo es la Ananas Comosus, más popularmente conocida como ‘Piña de América’ y característica por sus llamativas hojas salvajes y sus frutos tropicales… ¿Te imaginas comer una piña salvaje cultivada en casa?

Esta planta de la familia de las Bromeliáceas es de origen tropical, por lo que a pesar de que también podemos cultivarla en casa lo más adecuado sería hacerlo en espacios exteriores como el jardín.

Cultivo de la ‘Piña de América’
En lo que al aspecto estético se refiere, la ‘piña de América’ es un ejemplar digno de admirar por su belleza: sus larguísimas hojas (hasta 50cm) arqueadas y espinosas se abren hacia los lados en forma de roseta presumiendo con orgullo de su centro inflorescente y la hermosura de su colorido, que va desde los verdes más intensos hasta los amarillos, los blancos o los rojizos que toman el protagonismo en la planta.

Para desarrollarse en todo su esplendor, no obstante, esta planta requiere que le prestes cierta atención y algunos cuidados básicos: la ubicación es el primer factor en el que debes pensar, y es que la Ananas Comosus requiere mantenerse en lugares húmedos bastante luminosos y en temperaturas que se muevan entre los 10 y los 24º.

En cuanto al resto, la planta probablemente se mantenga en buen estado con un riego moderado y un abono quincenal.

¿Qué hay de la piña? El fruto de la ananas nacerá en lo que se conoce como ‘tallo floral’ de la planta, tallo que probablemente no resista el peso de la misma a no ser que sea tutorizado por nosotros, así que ya sabes… ¡Esto puede tener algo más de faena de lo que pensabas!