Cultivo de palmeras de interior
Si quieres comprarte una palmera de interior debes saber que las palmeras que van en maceta requieren una mayor atención que si se cultivan en tierra, como por ejemplo más abono, más riego, cambiarle la maceta, controlar la humedad ambiental… Para que no se te escape nada, toma nota de estos consejos para cultivar palmeras de interior:

- Ubícala cerca de una ventana, ya que si no tienen luz no crecerán y las hojas perderán todo el brillo. También ayuda que las paredes sean blancas y los muebles claros, al igual que si tienes algún tubo fluorescente cerca del follaje.

- Procura que la humedad sea alta, algo difícil en una casa pero si tienes un humidificador sería estupendo para crear el ambiente que necesita, siempre y cuando no sea malo para cualquier otra cosa o persona de tu hogar.

- Suelen regarse una o dos veces a la semana en verano y cada 10 días en invierno, aunque también depende de las necesidades de cada especie. Lo que es importante es que no te pases, es mejor quedarse corto que pasarse con el agua.

- Las palmeras de interior crecen poco, así que no necesitan mucho abono, con pequeñas cantidades es suficiente.

- Usa fertilizantes de lenta liberación para que vayan soltando los minerales, algo que harán en unos tres meses más o menos. Si los utilizas líquidos su efecto será inmediato.

- Limpia de vez en cuando el polvo que retienen las hojas, ya sea con una manguera o con una esponja húmeda.

- Para que crezcan a la mayor velocidad posible trasplántalas a una maceta mayor cada dos años o cada año si ves que ha crecido mucho.

- Si tienes una terraza, jardín o patio sácala de vez en cuando a que le dé el aire y la luz natural, aunque procura que no reciba sol ni viento de forma directa.