Cultivo del árbol de canela
La canela es uno de los condimentos naturales más utilizados para la cocina, un ingrediente delicioso para hacer tés y también un excelente aromatizador para el hogar. Aunque la mayoría de nosotros conseguimos la canela en rama o en polvo directamente en las tiendas de alimentación, lo cierto es que este delicioso ingrediente tiene como origen un gran árbol que puede llegar a medir hasta 15 metros de altura.

¿Te gustaría conocer más del Cinnamomum? A continuación te contamos más acerca de sus características, sus necesidades de cultivo y también cómo se convierte en la deliciosa y dulce canela que todos hemos probado en alguna ocasión.

Cultivo del árbol de canela
Procedente de la India, este árbol de hoja perenne requiere ser cultivado en climas calientes y húmedos con temperaturas medias entre los 24 y los 30º. De ahí que se cultive también en algunos otros países del sur de China, en Madagascar o en Brasil, por ejemplo.

El árbol de la canela también debe cultivarse en zonas lluviosas de clima tropical, con terrenos arenosos de buen drenaje y un alto contenido de materia orgánica. Las tierras demasiado fangosas limitarían su crecimiento y harían que empeorase la calidad de la corteza.

A pesar de que como decíamos se trata de un árbol de importantes dimensiones, el Cinnamomum puede cultivarse en medidas más reducidas a modo de arbusto inhibiendo su crecimiento a través de la poda de los ápices principales de los tallos del árbol.

En cuanto a la reproducción, este ejemplar puede desarrollarse mediante la siembra de semillas (más recomendable) o a través del trasplante de esquejes de la misma.

Pero, ¿de dónde se saca la canela? Concretamente de la corteza del árbol, que se recolecta en los meses de lluvia y se deja secar de cara a la comercialización.