Cultivo del Nide de Ave o Asplenio
El Nido de Ave (también conocido como Asplendium nidus o Asplenio) es un precioso helecho de interior de largas y amplias hojas de un intenso color verde y un característico perfil rizado u ondulado en sus extremos.

Se trata de una planta muy utilizada para la decoración de interiores, pues a diferencia de muchas otras plantas de este tipo el Nido de Ave tiene un cultivo muy fácil y precisa cuidados muy básicos. De este modo, tanto su belleza como la poca dedicación que requieren convierten a esta planta en una de las más elegidas para dar un toque natural a las estancias.

Si quieres tener una deberás cultivarla única y exclusivamente en el interior de tu hogar, pues como otras plantas similares el Asplenio no resiste ni el frío ni la luz directa del sol durante muchas horas, pues marchitaría sus hojas. No te preocupes, que cualquier rincón será bueno para esta planta, pues tiene un reducido tamaño que va de los 20 a los 50 centímetros para hacerse un hueco en tu hogar.

Eso sí, los requisitos básicos que te pone el cultivo de esta planta perenne es un lugar poco iluminado o a la sombra, algo extraño según lo que la mayoría posiblemente pensáramos que necesitan todas las plantas, y es que la luz del sol marchitaría sus hojas. A pesar de ello, esta planta no debería estar tampoco a temperaturas inferiores a los 15 grados. A la hora de plantarlo, intenta utilizar una tierra rica en materia orgánica.

Como te decíamos al principio no deberás pensar demasiado en su mantenimiento, pues sólo hay que regarlas una vez a la semana en invierno y un par o tres veces en época estival, cuando suben las temperaturas y también las necesidades de la planta.

Un buen consejo es dejar el agua en el plato bajo la maceta y no directamente en la tierra para que así sea la propia planta la que determine cuáles son sus necesidades en cada momento.