Cultivo y cuidados de la lantana
La lantana es una planta preciosa con hojas elípticas y superficie áspera de color verde. Sus flores son pequeñas y tienen diferentes combinaciones de colores, lo que las convierte en ideales para ubicarlas en diferentes estilos decorativos. Puede llegar a medir hasta dos metros de altura, ideal para darle vida al jardín y que tenga mucho colorido.

Toma nota de cómo cuidar y cultivar la lantana:

– Abono: Se recomienda abonarlo hacia el final del verano y en otoño, y no es bueno hacerlo si las temperaturas son muy altas ya que es cuando florece y no podría hacerlo en todo su esplendor. Si hiciera mucho calor espera un poquito para el abonado.

– Riego: No necesita muchos cuidados en este sentido ya que es muy resistente a la sequía, así que riega de vez en cuando pero que no tenga mucha humedad. Deja siempre que se seque totalmente entre riegos.

– Luz: Necesita mucha luz para que las flores puedan florecer de forma máxima y en general para que todo al completo se desarrolle mucho mejor.

– Temperatura: Si vives en una zona donde hace mucho frío deberás resguardarla en tu hogar si está en el exterior y las temperaturas son inferiores a 5ºC, en cuyo caso también podrías ponerle un plástico para protegerla.

– Trasplante: Conviene que se haga cada dos años y siempre al comienzo de la primavera. En la nueva maceta debes poner un sustrato que sean en 60% akadam y el 40% restante arena.

– Floración: Es muy abundante y suele durar varios meses.

– Plagas: La que más suele afectarle y que además le causa un mayor daño es la araña roja, la cual suele aparecer en verano.

Como curiosidad decir que esta planta es muy buena para curar heridas en la piel o para otras dolencias físicas, además de tener propiedades que estimulan el corazón.