Cultivo y cuidados de la siempreviva
La siempreviva, también llamada planta inmortal, flor de paja o flor de papel, es una planta de la familia de las Asteraceae que tiene su origen en Australia pero que puede cultivarse prácticamente en cualquier lugar del mundo. Es una planta herbácea que puede ser anual o bienal y que, según su variedad, alcanza entre 30 y 80 centímetros de altura, con lo que es perfecta para interiores.

Sus hojas se van alternando entre lineares y lanceoladas, mientras que sus flores están formadas por varias brácteas coriáceas en colores muy brillantes que son una mezcla de amarillo, rosa, rojo y blanco. Su período de floración es muy largo, lo que hace que sea muy interesante tanto para exteriores como interiores. Además, sus flores son perfectas también para su posterior corte y secado.

Sus cuidados

- Iluminación: tiene que estar a pleno sol durante varias horas al día. Si la tienes en el interior, que sea en la ventana más soleada para que pueda desarrollarse correctametne.

- Temperatura: la siempreviva es muy resistente a las altas temperaturas veraniegas, pero no lo es tanto a las más bajas en invierno. Si vives en una zona donde se dan heladas, durante esa época necesitará estar en el interior de la vivienda o en un invernadero.

- Riego: debe ser frecuente, más o menos cada 2-3 días pero en poca cantidad. La planta tiene que estar siempre húmeda pero no encharcada.

- Suelo: la única necesidad específica que tiene en este sentido es que tiene que tener un drenaje muy bueno.

- Poda: ve eliminando las flores marchitas para que la floración sea más duradera.

- Enfermedades: la que más le puede afectar es la que produce el hongo Mildiu.

- Multiplicación: suele hacerse por división de macollas en primavera u otoño, y si es por semillas deberá ser en invierno-primavera.

- Germinación: necesita de 10 a 20 días a 18ºC.