Cultivo y cuidados de las berenjenas
Las berenjenas son un alimento buenísimo, así que se convierten en una gran opción para cultivar si quieres cultivar en tu huerto cosas a las que puedas sacarle mucho partido. Se pueden cocinar de diferentes maneras y acompañadas de una gran variedad de alimentos o condimentos, así que sin duda merece la pena dedicar un pequeño espacio en el huerto para su cultivo.

Con ellas podrás hacer desde ensaladas hasta platos al horno totalmente deliciosos, y para su cultivo no necesitas dedicar mucho tiempo. Además, no es un cultivo muy exigente, con lo que será relativamente sencillo poder conseguir una buena cosecha.

Lo que necesita

– Clima: es la gran exigencia que tiene ya que necesita que los veranos sean muy cálidos. El resto del año es preferible una zona en la que haga buen tiempo ya que los climas húmedos no le van muy bien.

– Suelo: tiene que ser húmedo, ligeramente arenoso y suelto. También rico en materia orgánica y, por supuesto, con un muy buen drenaje. El pH perfecto es el 6, y necesita estar muy bien abonado.

– Siembra: si la haces en semillero interior debe ser de febrero a marzo, y si es en exterior de marzo a abril. Es recomendable poner las semillas a remojo la noche antes de plantarlas. 10 semanas después de su plantación ya se pueden trasplantar.

Cultivo y cuidados de las berenjenas
– Riego: debe ser frecuente pero sin excederte para que no se encharque. Añade abono líquido al riego una vez al mes.

– Poda: elimina las yemas axilares y las ramas hasta dejar solo 4-5. Conviene despuntar el tallo principal cuando empiecen a aparecer los frutos.

– Recolección: para hacerla debes cortar los frutos, eso es muy importante ya que tiene que ser cortado y no arrancado. Al podarla en vez de arrancarla, al año siguiente brotará por sí misma.