Cultivo y cuidados de las gardenias
Las gardenias son unas plantas preciosas que pueden darle muchísima vida a tu jardín, terraza, patio, al interior de tu hogar o al lugar en el que las ubiques. Es un arbusto de hoja perenne que tiene las hojas ovaladas, carnosas y de color verde. Sus flores tienen un color crema precioso que a veces parece blanco y un aroma muy agradable. Pueden llegar a alcanzar los 10 centímetros de diámetro.

Toma nota de los cuidados de las gardenias y podrás tenerlas en perfecto estado:

– Abono: Necesita que sea rico en potasio para que las flores sean lo más bonitas posibles. También tiene que ser rico en nitrógeno para que se desarrolle con fuerza.

– Riego: Tienes que mantener siempre el terreno húmedo aunque sin pasarte para que no esté encharcado. Durante la época de desarrollo hay que regar menos y lo mejor es utilizar agua de lluvia ya que la del grifo tiene mucha cal.

– Luz: No necesita mucha luz y es mejor que no le de directamente, así que es preferible que la cultives en una zona de semi-sombra. Evita siempre los rayos del sol y ponla a su luz directa durante un par de horas pero cuando ya no sea muy intensa.

– Temperatura: Las zonas cálidas y templadas son las mejores ya que necesita temperaturas de entre 15 y 30ºC. Procura que no le de mucho el frío.

– Poda: El mejor momento para hacerlo es cuando finaliza la época de floración ya que el arbusto será más consistente. Retira todas las flores marchitas para que sigan saliendo en perfectas condiciones.

– Suelo: Necesita uno que tenga un buen drenaje y que sea ácido, con un pH entre 5 y 6,5.

– Floración: Suele darse entre los meses de mayo y octubre.

– Cultivo: La mejor época para cultivar es la primavera y el otoño.