Cultivo y cuidados del hinojo
El hinojo es una planta perenne que tiene su origen en la zona del Mediterráneo y de la que se aprovechan múltiples partes, como el cogollo, las semillas y las hojas, sirviendo todo ello de condimento para salsas o pescados. Puede alcanzar los dos metros de altura y que tiene hojas que se dividen en segmentos y son hiladas. Sus flores son aromáticas y florecen en verano.

Es otra de las muchas plantas a las que puedes sacarle mucho partido, especialmente si te gusta utilizar este tipo de hierbas o especias en tu cocina. Sus cuidados son relativamente sencillos, así que no deberás dedicar mucho tiempo ni esfuerzo a ellos. Sigue leyendo y verás que no es necesario ser un gran experto en jardinería para poder cultivar hinojo.

Lo que necesita…

– Suelo: no lo plantes nunca en un suelo ácido ya que es el único que no tolera. El perfecto para esta planta es uno que tenga mucho estiércol, sales minerales y humus.

– Iluminación: deberá estar a pleno sol durante varias horas al día. No le hacen daño los rayos del sol así que no hay problema con excesiva exposición.

– Temperaturas: tolera bastante bien cualquier tipo de temperatura, pero no se recomienda que sean excesivamente frías ya que podría sufrir mucho.

Cultivo y cuidados del hinojo
– Riego: tiene que ser abundante durante el verano y en menor cantidad durante el resto del año. La planta debe estar siempre húmeda, así que cuando se seque deberás volver a regar, pero con cuidado de que no se encharque.

– Recolección: los cogollos pueden recolectarse ya para consumir cuando superen los 10 cm de ancho.

– Plagas y enfermedades: es muy resistente a ellas, así que únicamente aparecerán por algún trastorno debido a malos cuidados.

– Multiplicación: debe hacerse a partir de semillas, tanto en otoño como en invierno.