Cultivo y cuidados del manzano
Uno de los árboles frutales más cultivados en todo el mundo es el manzano, y es que no solo es muy bonito sino que su fruto es excepcional y muy rico tanto para comer solo como para acompañar muchos platos y postres. Puede llegar a alcanzar los 10 metros de altura y se cultiva desde la Antigüedad ya que su fruto era muy preciado en Egipto gracias a sus propiedades medicinales.

Hoy en día hay más de 7.000 variedades de manzanas en todo el mundo y la forma de cultivar este árbol es muy sencilla, además de sus cuidados posteriores. Toma nota de los detalles para el cultivo y cuidados del manzano:

– Cultivo: Lo mejor es hacerlo mediante acodo o injerto ya que su reproducción por medio de la siembra es algo complicada y se suele utilizar para conseguir nuevas variedades. El suelo tiene que estar bien drenado y ser profundo y lo ideal es plantarlo entre mediados del otoño y el comienzo de la primavera ya que el terreno aún conserva algo del calor del verano.

– Clima: Prefiere los ambientes húmedos a los secos y no soporta las heladas, especialmente si son muchas. El frío no le afecta pero los fuertes vientos sí que pueden impedir que se desarrolle correctamente.

– Riego: Es muy importante que sea abundante, especialmente en la época en la que las flores están creciendo ya que así lo harán mucho mejor, mientras que si el riego es escaso pueden caerse.

– Abono: Es muy necesario para que el árbol pueda alcanzar su máximo esplendor y sea vigoroso, además de poder tener todos los nutrientes que necesita para que pueda crecer y dar sus frutos correctamente.

– Poda: Hay que hacerlo durante el invierno, momento en el que deberás podar la copa del árbol para que las ramas crezcan separadas. Eso ayudará también a que la luz y el aire puedan alcanzar cualquier parte del árbol y que se desarrolle de la misma forma.

– Recolección: Se da cuando llega el final del verano si todas las condiciones y cuidados han sido los correctos. Al recolectarlas puedes consumirlas ya en el momento.

– Plagas y enfermedades: Pueden verse afectadas por varias, especialmente por hongos como el moteado o la roña que afectan a todo el árbol pero que puedes prevenir si eliminas las partes que se van secando. También puede afectarle la negrilla o el oidio, que podrás eliminarlo con fungicidas.