Cultivo y cuidados del nogal
El nogal es un árbol muy valioso no solo por sus excelentes frutos (las nueces) sino también por su madera, de gran calidad y válida para fabricar un montón de muebles. Puede llegar a alcanzar los 27 metros de altura, con un diámetro que puede llegar a ser de 4 metros. Tiene flores tanto masculinas como femeninas, las primeras de ellas sin estar protegidas por las hojas, mientras que las segundas se agrupan en un ramillete.

De las flores femeninas nace la nuez, un fruto que es grande y en cuyo interior encontrarás el delicioso fruto seco que se utiliza tanto para darle un toque especial a cualquier plato como para comerlo en crudo sin nada que lo acompañe. El nogal florece a principios de la primavera, mientras que los frutos suelen llegar en el otoño.

Cuidados del nogal

- Temperatura: no requiere una temperatura exacta para poder desarrollarse, pero sí que es muy sensible a las heladas, especialmente a las que llegan en primavera y a principios de otoño. También hay que tener cuidado con las temperaturas muy altas ya que si se dan en climas poco húmedos provocarán que las nueces estén vacías.

- Suelo: se adapta muy bien a todo tipo de suelo aunque el que mejor le va es el que está bien drenado y tiene un pH neutro. Si plantas a raíz desnuda tendrás que utilizar un sustrato orgánico y añadirle un estimulador de crecimiento para las raíces.

- Riego: es el cuidado más importante y al que más atención hay que prestarle para que los frutos sean de buena calidad. El riego por aspersión no es una buena opción ya que puede acarrear alguna enfermedad, así que es mejor que sea con manguera o por goteo. Tiene que haber siempre humedad pero sin que se encharque.

Cultivo y cuidados del nogal
- Abono: tienes que aplicarlo antes de plantar el árbol, y después abonar de forma regular con un abono orgánico que sea adecuado para este tipo de árbol.

- Plagas y enfermedades: las que más suelen afectar a este árbol son el pulgón o gusano de la madera o gusano de la nuez. Hay algunas enfermedades que son específicas de los nogales, como la bacteriosis (aparece con el riego por aspersión) o el mal negro.

- Poda: se hace principalmente para controlar el tamaño del árbol, para quitar las ramas viejas y dejar espacio para las nuevas y también para potenciar la fructificación.