Decorar con jarrones con flores
Algunos de los rincones de nuestro hogar pueden ser un tanto aburridos, quizás les falta algo. Podemos optar por muchos complementos decorativos, entre toda la variedad encontraremos ese que dé el toque especial que deseamos. Este tipo de objetos decoran, pero también dan una imagen de tu propia personalidad. Puedes probar con un jarrón o un florero. Pero ante todo, debes adecuar el tipo de jarrón a las flores, de modo que todo combine a la perfección.

Los jarrones son elementos que aportan a la decoración una gran versatilidad. Además, existen muchos modelos a tu disposición. De esta forma puedes elegir el jarrón que mejor se adapte a tu estilo por su forma, color o material. Solamente debes tener en cuenta algunos consejos básicos para no equivocarte a la hora de elegir el jarrón en una habitación determinada. Por ejemplo, tienes que fijarte en el color, tanto de la habitación como del propio jarrón. Piensa que una elección equivocada acabará con la armonía en el ambiente. Además, puedes convertir el jarrón en un florero, siempre seleccionando unas flores que entonen con la estancia y con el soporte.

Respecto a las flores, las posibilidades son muchas. Si lo prefieres puedes elegir las artificiales, ya que cumplen a la perfección la función decorativa que pretendemos realizar. Pero un bonito jarrón por sí solo puede el elemento decorativo perfecto para cualquier sitio. Además, hay modelos o diseños para todos los gustos. Aunque para decorar una habitación con este tipo de elementos debemos buscar siempre el equilibrio, teniendo en cuenta también el mobiliario y el estilo general.

Actualmente, puedes encontrar jarrones fabricados en una amplia diversidad de materiales: madera, cristal, cerámica, porcelana, hierro forjado, etc. Te darás cuenta que algunos pueden brillar en soledad, pero otros necesitan algún tipo de arreglo floral para destacar sobre el resto de los complementos de tu hogar. Siempre es mejor que sea una cosa discreta pero que aporte un toque de color. Te recomendamos que si tu estancia predominan los colores claros, lo mejor es que coloques jarrones de colores fuertes o con flores muy coloridas. Mientras que si la habitación está decorada con muebles oscuros, pero muy bien iluminada, opta por los vasos de cristal, ya que a través de ellos se cuela la luz del exterior creando efectos realmente muy bonitos.