Decorar con plantas vivaces y perennes
Las plantas vivaces y perennes pueden llegan a vivir más de dos años y además resisten la llegada del invierno, por lo que son ideales para decorar nuestros hogares. Sin embargo, algunas tienen ciertas diferencias que debes saber. Las vivaces, por ejemplo, se marchitan en invierno, mientras que las perennes conservan sus tallos y hojas durante todo el año.

El principal inconveniente de una planta vivaz es que cuando llega el frío del invierno se secan sus tallos y hojas. No obstante, algunas de ellas pueden mantener una pequeña roseta de hojas pegada al suelo, como es el caso de la Milenrama y la Gaillardia. Sus raíces siguen vivas bajo tierra y cuando pasa el invierno, con la llegada de la primavera, vuelven a brotar con fuerza. Te recomendamos estas epsecies: la Peonía, el Astilbe, la Helianthus, o la Delphinium. No debes confundirlas con las plantas bulbosas, como el Jacinto, el Narciso o el Tulipán.

Por otro lado, el Acanto, la Hortensia de invierno, la Festuca azulada, la Lavanda, la Cineraria, el Geranio o el Clavel son plantas perennes. Todas ellas no pierden durante el invierno sus tallos ni sus hojas. Por esta razón, a pesar de que las temperaturas bajen de forma considerable se mantienen igual que en primavera, verano y otoño, con todas sus hojas.

Por ese motivo de las llama plantas vivaces, porque sobreviven a cualquier época del año. Mientras que las perennes son herbáceas, es decir no leñosas, como los árboles y arbustos y que duran varios años. Al mantener sus hojas y tallos durante el invierno, sobre todo en el caso de las perennes, son una buena opción para que tu jardín o terraza no pierdan color durante la temporada invernal.