Diseñar un jardín próximo al mar
Ahora que llega la temporada estival, los que tengan más suerte podrán escapar de la rutina diaria y pasar unas relajantes vacaciones en una casa próxima al mar. Los más afortunados no tendrán que marcharse a ningún sitio porque su vivienda habitual ya está cerca de la playa.

Para estos dos tipos de personas afortunadas tenemos algunos consejos que les irán muy bien, sobre todo si disponen de jardín o quieren cultivar algunas plantas en los espacios exteriores de sus hogares. Para diseñar un jardín cerca del mar hay que tener en cuenta diferentes factores, como el viento o la salinidad del suelo y del agua.

En primer lugar tendrás que tener en cuenta que el viento fuerte que se produce en la costa puede abatir a las plantas más jóvenes y tronchar ramas de árboles y arbustos. Por eso motivo, una de las especies que mejor te irán son las palmeras, que disponen de troncos flexibles y resistentes. También puedes poner tutores firmes a las plantas más altas para una mayor resistencia.

Diseñar un jardín próximo al mar
Además, el viento marino transporta sales que se depositan en las hojas y las queman. Para evitarlo, de vez en cuando riégalas e intenta elegir especies resistentes en ese sentido. Para proteger el jardín del viento puedes colocar, muros, setos, pantallas con árboles, una valla o celosía recubierta con trepadoras, láminas de brezo, de mimbre, de cañizo o mallas de plástico.

Es muy importante que tengas en cuenta las especies que mejor vayan para la zona en la que se encuentra tu vivienda. Si se trata de una residencia veraniega, lo ideal es que escojas especies que florezcan en la época cuando vayas a permanecer allí y no muy valiosas por si pueden ser robadas.