El árbol de la vida
Cualqueira de las especies naturales que por algún motivo reciben nombres profundos hacen que sintamos un interés especial por ellos: si el arce del amor es uno de los que más llaman la atención, ¿qué hay del árbol de la vida?

No nos referimos a esa película protagonizada por Brad Pitt ni a ese importante símbolo cabalístico del judaísmo, sino a un ejemplar conocido científicamente como Thuja o Platycladus orientalis al que se ha bautizado con este interesante nombre.

¿Quieres saber más de él? A continuación te damos más detalles para que curiosees acerca de este árbol de la familia de las Cupresáceas.

El árbol de la vidaEl Árbol de la vida es un ejemplar nativo del noroeste de China, aunque en la actualidad se cultiva comúnmente en otros lugares de Asia como Corea, Japón, la India o Irán. Se trata de un árbol de tamaño medio, con dimensiones que pueden alcanzar de los 15 a los 20 metros de altura y que acostumbran a tener un desarrollo más bien lento.

Destaca en él su enorme copa piramidal de hasta cinco metros de diámetro donde un denso follaje de hojas chatas con escamas, puntiagudas y con bordes divergentes toman el protagonismo. En cuanto a la floración, este ejemplar no ofrece esas tradicionales flores de coquetas formas sino una especie de conos globosos con escamas opuestas.

Este árbol se cultiva bien en climas moderados en los que pueda disfrutar de buenas dosis de sol, aunque por suerte también tolera temperaturas algo más bajas y puede cultivarse en espacios a la sombra. La única diferencia que probablemente notaremos será que su follaje varía entre los tonos amarillos o marrones más oscuros en función del espacio de cultivo.

La planta también es generosa en cuanto al tipo de suelo, aunque prefiere los profundos, húmedos y bien drenados y no se desarrollará adecuadamente en los que sean poco permeables.

Este árbol ornamental es habitualmente utilizado para crear ‘cortinas corta-vientos’ naturales.