El arce del amor
Se acerca el día de San Valentín y, gusete o no, tanto romanticismo ha acabado por contagiarnos también en JardinPlantas.

Precisamente por eso hoy queremos hablaros de un árbol ornamental de espectacular belleza: el Arce del Amor. ¿Te gustaría conocer más acerca de este precioso ejemplar? Entonces sigue con nosotros cinco minutos… ¡y atrévete a cultivarlo en tu propio jardín!

También conocido como Arce Ginnala, este ejemplar caducifolio de la familia de las ‘Aceraceae’ y originario de la Asia oriental (China y Japón, especialmente) es un precioso ejemplar que sin duda dará un valor añadido al diseño de tu jardín.
El arce del amor
Pero, ¿por qué este nombre tan romántico? Probablemente el responsable sea ese color rojizo que caracteriza a casi toda su superficie, y es que además de una corteza de vistosa textura y color este árbol cuenta con una densa copa de hasta tres metros de diámetro donde las hojas verdes, naranjas y granatosas toman el protagonismo.

Este pequeño arce se multiplica por semillas estratificadas o bien mediante injertos (más utilizada), por lo que puedes optar por plantarla con cualquiera de las dos opciones siempre y cuando lo hagas en terrenos donde puedas asegurar que no habrá encharcamientos (en realidad no importa el tipo de suelo) y preferiblemente en espacios soleados o a la semisombra.

En cuanto a los posibles problemas con los que te puedes topar si decides cultivar este ejemplar en tu jardín, lo cierto es que puedes estar bastante tranquilo: este arce es tan fuerte como el amor verdadero y, en un sentido práctico y menos poético, será muy resistente tanto a las bajas temperaturas como a las plagas.

¿Una recomendación? Si quieres un precioso jardín casi de diseño no dudes en plantarlo junto a otros ejemplares de hoja caduca.