El ciclamen mini
¿Sabías que el ciclamen puede actuar como humidificador natural en tu hogar? El motivo es muy sencillo: cuando la humedad se reduce, la planta comienza a sudar y a liberar su humedad a través del estoma en sus hojas, consiguiendo que la humedad de la casa aumente. Una especie interesante, ¿verdad? Pues bien, hoy vamos a hablarte de la versión mini.

El ciclamen mini es una de las diversas modalidades en la que podemos encontrar el ciclamen. Como su “hermano mayor”, también pertenece a la familia de las primuláceas y es conocida como violeta de Persia o violetas de los Alpes. Como es una variedad perfecta para el hogar, hoy queremos darte unos consejitos sobre sus cuidados. ¿Te apetece conocerlos?

Regalo para el interior del hogar

El ciclamen mini proviene de las zonas de Persia, Oriente Medio y Grecia, aunque también crece en Los Alpes de Europa. Normalmente viene presentada en macetas de 10 centímetros y es muy frecuente que se regale como obsequio para el interior del hogar. Eso sí, también es frecuente verlo en jardines creando atractivos rincones de color.

El ciclamen mini

Nuevas variedades

Cada año, como consecuencia de las hibridaciones continuadas por parte de las empresas que obtienen variedades ciclamen, se lanzan al mercado modernas variedades que amplían la gran gama de colores florales. De hecho, esta variedad permite crear zonas de flor en el jardín desde otoño hasta entrada la primavera. Por supuesto, mantiene una importante cuota de mercado como planta de interior.

Cuidados básicos del ciclamen mini

Si vas a tener el ciclamen mini en el interior del hogar, es importante que lo tengas en aquellos lugares con la máxima iluminación posible y preferiblemente en lugares frescos o lejos de fuentes de calor como la calefacción. En cambio, en exteriores tendrás que buscar zonas del jardín con semisombbra para mejorar la calidad de sus flores solo si se trata de una zona geográfica muy cálida.