El jacinto, una planta perfecta para el invierno
Los jacintos son unas de las plantas que mejor podrás cultivar en esta época de bajas temperaturas que es el invierno. Además de ser una preciosas planta ornamental para interiores, esta especie es muy fácil de plantar y aún más de cultivar.

Esta especie debe plantarse mediante bulbos, que deberás poner en macetas individuales de unos 9 centímetros para que puedan tener un desarrollo correcto. Sin embargo, el extremo del que brotan los tallos deberá sobresalir de la tierra del tiesto (o de la tierra del jardín, si decides plantarla en exteriores).

Asegúrate de que los bulbos que consigues están en perfectas condiciones y no defectuosos, dañados por golpes, deformados o contagiados por alguna enfermedad, pues de su salud inicial dependerá por supuesto su desarrollo.

Para que tus jacintos florezcan deberás ubicarlos entre unas ocho o diez semanas en espacios oscuros. Cuando vayas a llevar a cabo la plantación, entierra el bulbo en un sustrato rico en nutrientes y que garantice, junto con el tiesto en sí mismo, un buen drenaje; el exceso de agua en la planta podría crear el marchitamiento prematuro de sus preciosas flores.

Cuando la planta esté en pleno desarrollo y comiencen a crecer los tallos de la flor es el momento perfecto para plantarlos en el lugar definitivo donde queremos que estén. Para ello, trasplántalas poniendo musgo sobre la tierra de su centro.

En cuanto al mantenimiento de esta planta en interiores, deberás controlar el riego y pulverizar la planta continuamente si utilizas continuamente la calefacción, que deshidrata a las plantas más de lo habitual.

Aunque puede ser una planta perfectamente cultivable en espacios al aire libre, los expertos recomiendan mantener esta planta en interiores para protegerla de los factores atmosféricos adversos que podrían acabar con ella.