El jardín adecuado para los perros
Aunque algunas personas desistan en el empeño, tener un jardín y un perro es totalmente compatible. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los tipos de jardín son adecuados para los animales, ya que algunos cuentan con plantas tóxicas y objetos que pueden ser peligrosos para la integridad física y el bienestar de la mascota en cuestión.

Además, a la mayoría de los canes les encanta escarbar y hacer agujeros en la tierra para enterrar sus huesos, arruinando el jardín en cuestión de segundos. Por eso, lo mejor es crear un jardín para tu mascota. ¡Te contamos cómo!

Un jardín propio

Si tienes un perro en casa pero no quieres renunciar a tu jardín, lo mejor que puedes hacer es crear un espacio destinado para tu perro, donde él pueda aprovechar el sol, jugar, hacer ejercicios y disfrutar del aire libre.

Lo más recomendable es que este espacio cuente con una zona sombreada y una cerca de madera para mantenerle alejado de las flores peligrosas o atractivas. Si tienes espacio suficiente, además de incluir sus juguetes favoritos, también puedes añadir plataformas elevadas donde el animal pueda saltar o una pista para correr.

El jardín adecuado para los perros

Materiales tóxicos

Sin duda, lo más importante es que cubras la superficie con materiales no tóxicos, como pedazos de madera natural, hojas secas o una mezcla de arena y tierra, evitando las plantas tóxicas para las mascotas. Eso sí, existen algunas especies que son perfectas para el jardín de perros gracias a su resistencia y ausencia de elementos tóxicos, como la phlox drummondii, verbena hybrida, viburnum tinus, syringa vulgaris, chaenomeles speciosa, kalmia latifólia, zinnia sp…

Pavimento

Por último, te recomendamos que coloques un pavimento apropiado paralelo a las cercas, ya que a los perros les encanta correr, mirar y saltar alrededor de esta protección. Lo mejor son los suelos de madera, piedra, ladrillo o cemento. El material elegido debe ser cómodo para el animal y no puede hacerle daño en las patas como las pequeñas piedras, por ejemplo.