El jardín, un lugar de diversión para los más pequeños
Los lugares favoritos de los más pequeños son a menudo los que se encuentran al aire libre, donde se sienten más libres para jugar, experimentar y también aprender. Es por esta misma razón que en tu jardín no debe faltar un lugar destinado a la diversión de tus hijos o nietos.

Si no dispones de mucho espacio, no debes preocuparte; lo que importa no es cómo sea de grande el espacio del que disponemos, sino la ubicación y el hecho de que ellos mismos sientan que tienen su propio espacio.

El principal consejo que te damos es el de elegir una ubicación cercana a aquellos puntos que te permitan ver qué hacen los pequeños y tener controlada su área de juego y, en caso de tener una zona con abundante agua (como un estanque o una piscina) cubrirla con una malla para su mayor protección. Es conveniente tener en cuenta e informarse también qué tipo de plantas cultivamos en nuestro jardín ya que, en un momento en el que para ellos probar es aprender, pueden tocar o probar algunas plantas cuyas partes pueden resultar tóxicas.

En cuanto a las opciones para sus actividades, las hay de lo más variado, como tan variados son los gustos según las edades y las propias preferencias de los niños. Déjales un espacio de arena en el que puedan cavar, construir castillos, pon columpios y toboganes, e incluso canastas de baloncesto y redes de voleibol para los más mayores.

Lo importante es que tengan espacios que les ayuden a desarrollarse y a dar rienda suelta a la imaginación, y espacios también que les ayudan a aprender. Así que nuestro consejo es que, si eres un amante de la jardinería, no dudes en iniciar a tu pequeño en la afición, pues además de lo positivo de realizar una actividad juntos, la jardinería le enseñará valores como la responsabilidad o el respeto por el medio ambiente.