El lenguaje de las flores
Aunque haya quien piense que las flores poco pueden hacer más que decorar y perfumar nuestros jardines o nuestras estancias, lo cierto es que existe todo un mundo que descubrir si atendemos al significado que tiene cada una de ellas.

Porque sí, existe un lenguaje propio de las flores que otorga a cada una de ellas un significado distinto a menudo relacionado con su aspecto o su historia y que, de hecho, ha sido utilizado desde tiempos remotos.

Amor, odio, amistad, reconciliación, venganza… No todas las flores están vinculadas a sentimientos y características positivas, pues de hecho existen ejemplares directamente relacionados con los sentimientos más oscuros de las personas.

Alguno de los ejemplos más conocidos de estos últimos son el acónito (deseo de muerte para quien la recibe), la anémona (significa abandono) o el clavel estriado (rechazo), entre muchos otros.

Como creemos y esperamos que tú estés interesado en conocer las vinculadas con los sentimientos más hermosos, aquí dejamos una pequeña lista de los ejemplares más populares en relación con sus significados:

– Amistad: Heliótropo, vinpervinca.

– Amor: Rosa, mirto, silene gallica, tulipán rojo (declaración), clavel silvestre o crisantemo rojo (es un ‘te quiero’ en toda regla)…

– Afecto: Enebro, junquillo oloroso (deseos de que vuelva), cincoenrama.

– Seducción: Adelfa, campanula (coquetería), Clavel de poeta (galantería)

– Felicidad: Centáurea, lirio del valle.

– Gratitud: Eupatorio.

El color de cada uno de los ejemplares puede ser determinante también a la hora de descifrar su significado. En las rosas, por ejemplo, el color rojo es el mayor símbolo del amor, mientras que el amarillo puede significar debilitamiento del amor, celos e inseguridad.

No obstante, debes tener en cuenta que cada cultura tiene sus propias creencias y que por tanto el significado o el valor de las flores en cada lugar puede variar en gran medida.

Ya sabes, ¡asegúrate antes de regalar un ramo a esa persona especial!