El origen de la topiaria, el arte de dar forma al jardín
¿Has oído hablar alguna vez del arte topiario o de la topiaria? Quizá nunca hayas escuchado el término, pero seguro que has visto esta práctica de jardinería en algún que otro lugar. El arte topiario consiste en cuidar de las plantas, podándolas, para que se amolden a una forma particular: animal, casa, objetos… Esta práctica de jardinería, con varios siglos de antigüedad, es considerada como la veta más artística de la jardinería y el paisajismo en general.

Esta técnica proviene de Roma y el término se refiere a “jardinero o paisajista ornamental”. De hecho el origen de la palabra se debe al latín topiaria (arte del hortelano), topiarium (obra del hortelano creador). Los italianos del Renacimiento y más tarde los ingleses, adaptaron estas técnicas para adornar sus jardines talando bojes, cipreses y laureles.

El origen de la topiaria, el arte de dar forma al jardín

André Le Nôtre

A pesar de que fuera natural de Italia, el punto más alto de la topiaria se dio en Francia, a manos del paisajista encargado del diseño de los famosos Jardines de Versalles, en el siglo XVII: André Le Nôtre, que llegó a darles formas nunca antes vistas a las plantas, como figuras piramidales o cónicas.

Periodo victoriano

También en la época de la Reina Victoria, en el siglo XIX, se llega a un punto muy alto de este arte, siendo las formas utilizadas redondeadas, medias lunas, rombos, corazones, arcos y papallones.

El origen de la topiaria, el arte de dar forma al jardín

Años de intervenciones

Para dar la forma deseada a una planta se necesitan normalmente unos cuantos años de intervenciones, que consisten, entre otras técnicas, en utilizar muelles y armazones metálicos para guiar el crecimiento y darle formas que de otro modo no se podrían conseguir. Algunas de las especies vegetales utilizadas, además del boj, son las de los géneros ligustrum (olivillas), lantana (lantana), lonicera (madreselvas) y hedera (hiedra), el prunus laurocerasus (o laurel cerezo), el ciprés y el romero.