El recebado para recuperar la tupidez del césped
Cuando siembras el césped, puede suceder que no hayas esparcido correctamente las semillas sobre el terreno, lo que puede motivar que según vaya creciendo la hierba aparezcan calvas o zonas con muy poca densidad de verde. Sin duda es un problema muy antiestético, ya que lo que gusta de un jardín es que esté bien bonito, así que ya que te tomas tu tiempo en sembrar el césped, hazlo bien para que no tengas este problema.

De todas formas, si ya ha aparecido el problema, necesitarás llevar a cabo un recebado en las zonas afectadas, consiguiendo así que el césped se ponga como realmente tiene que ponerse. El recebado se puede hacer en cualquier momento del año, aunque la más recomendable es durante el otoño ya que así se hace al mismo tiempo que el acondicionamiento del suelo.

Cómo recebar

Para hacer el recebado, lo primero que tienes que hacer es airear la zona afectada, para lo que necesitarás una horca. Después, extiende una pequeña mezcla de turba y arena, así enriquecerás la base del suelo, ya que lo más probable es que esté bastante castigado. El siguiente paso, que será ya el último, es realizar la siembra nuevamente, esparciendo las semillas de la forma correcta para que no vuelva a pasar.

De interés

El recebado para recuperar la tupidez del césped
El recebado es también una solución muy práctica y adecuada para los casos en los que alguna parte del césped se muere por cualquier motivo, como por ejemplo que sea pisado constantemente, que se haya incendiado o cualquier otra causa que con el paso del tiempo haya terminado con la hierba de esa zona. Como has podido leer, no lleva mucho tiempo y los resultados son muy buenos, así que no dudes en llevarlo a cabo por poco que sea el espacio estropeado.