El riego por aspersión
El riego por aspersión es uno de los más utilizados en todos los jardines ya que tiene múltiples ventajas que son de muy buen grado para los amantes de la jardinería, así que cuando llega el momento de elegir un sistema de riego el de aspersión se lleva la palma. Toma nota de las características del riego por aspersión:

– Lo primero, es necesario que cuentes con una buena presión del agua y que la red de tuberías esté bien conectada a todo el sistema que vas a utilizar. Las tuberías deben estar también conectadas a un depósito de agua, que es de donde se obtendrá para poder regar.

– Es muy importante también que elijas los aspersores más adecuados para tu césped y el sistema de aspersión que vas a implantar.

– La presión del agua es muy importante básicamente por dos cosas. Lo primero es que la red de distribución se multiplica en proporción a la superficie que se tiene que regar, así que su capacidad debe ser muy amplia. Además, hay que tener en cuenta que el agua debe llegar al mismo tiempo y con la misma presión a todos los aspersores que se hayan instalado.

– Si la presión de la red no es suficiente, deberás instalar un motor que dé la presión necesaria desde el depósito hasta los aspersores.

– Una vez instalado no necesita mucha atención y hasta hay en el mercado programadores para que no tengas que preocuparte del riego. Incluso si llueve dejan de funcionar para no gastar agua.

– El riego por aspersión se adapta a cualquier terreno así que no hace falta una preparación de la tierra para poder instalarlo.

– La eficiencia de este riego es de un 80%, muy por encima del 50% de los riegos por inundación tradicionales, algo que es muy importante a la hora de elegir un riego.