El riego según la estación del año
Uno de los cuidados más básicos para que las plantas tengan vida y gocen de buena salud es el agua, siendo la mejor para el riego la de la lluvia, siempre y cuando se haya liberado de la polución. También es muy buena el agua destilada si la mezclas con agua del grifo y además es la ideal para las plantas que son delicadas. La cantidad de agua que se le debe proporcionar a cada planta depende de varios factores como el tipo de planta, el suelo en el que esté o el sistema de riego que emplees. Es muy importante también conocer cuál es el riego más adecuado en las diferentes estaciones del año, ya que el clima influye mucho a la hora de efectuarlo. Toma nota de las especificaciones de cada estación:

– Primavera: cuando finaliza el invierno conviene que riegues suavemente las plantas y con mucho cuidado para no encharcarlas. Además, en esta estación se aumentará el número de riegos, así que lo ideal hacerlo dos veces por semana. Aún así, consulta las características de tu planta por si necesitara algo especial para la primavera. Como todavía no hace mucho calor es conveniente que el agua no esté muy fría, así que si es necesario deja el agua media hora a temperatura ambiente antes de regar. Siempre que puedas recoge agua de la lluvia y almacénala.

– Verano: en esta estación las temperaturas se multiplican y se necesita una mayor cantidad de agua para que las plantas tengan condiciones de humedad favorables y la tierra no se seque. Vigila que las plantas tengan siempre humedad para que no se te calienten demasiado.

– Otoño: a partir de aquí la frecuencia de riego debe bajar bastante, ya que con las temperaturas más bajas las hojas podrían adquirir un color amarillo por culpa del exceso de humedad entre el frío y una gran cantidad de agua.

– Invierno: es probable que debas suspender el riego en alguna de las plantas de tu jardín si su especie así lo requiere. Para el resto riega de forma moderada y deja que la tierra se seque completamente antes del siguiente.

Independientemente de la estación del año, debes tener en cuenta que la mejor hora para regar es a primera hora de la mañana para que los rayos del sol no quemen las plantas y para que éstas afronten el resto del día con energía.