Elegir el mejor suelo para las plantas
Aunque hay muchos factores que afectan al desarrollo de nuestras plantas, lo cierto es que en el suelo está una de las claves fundamentales para garantizar que la planta crezca correctamente.

Si quieres conocer las mejores características que debería tener tu suelo para conseguirlo dedica cinco minutos a esta rápida guía, ¡y empieza a cultivar con buen pie!

– Profundidad: Asegúrate de que las raíces van a poder desarrollarse a sus anchas, pues a menudo no comprobamos la profundidad del suelo y podríamos encontrarnos con una roca o una capa dura de arcilla no atravesable. De este modo, restamos capacidad de crecimiento.

– Estructura: Debe ser migajosa, mullida y aireada, lo que en parte podemos mejorar aportando materia orgánica.

– Facilidades: Que sea fácil de trabajar es imprescindible, por lo que debes evitar las plantaciones en suelos arcillosos.

– Agua y drenaje: Estos factores dependerán de si el suelo es seco y arenoso o excesivamente húmedo y arcilloso, pues los extremos nunca son positivos. Con un tipo o el otro debes aprender cómo mejorar la capacidad de retención del agua así como el drenaje de la misma en la tierra.

– Capacidad de retención: Es básico que la tierra sea capaz de guardar suficientes nutrientes minerales para su supervivencia, algo que resulta más difícil en los terrenos arenosos que en los arcillosos.

– Materia orgánica: El humus es fundamental puesto que favorece que el suelo esté más esponjoso, retiene agua y aporta y retiene minerales.

– Nutrientes minerales: Todas las plantas requieren nutrirse de nitrógeno, potasio, fósforo, calcio, magnesio, azufre, hierro, zinc, boro o cobre, entre otros.

– pH: Según los expertos generalmente debería mantenerse entre 5’5 y 8.

– Suelo: Debes evitar en la medida de lo posible plantar tus ejemplares en terrenos salinos, que son aquellos con un exceso de sales.

– Infecciones: Asegúrate que la zona donde plantas no se encuentra habitualmente afectada por hongos, nematodos, gusanos o malas hierbas, pues esto condicionará el futuro desarrollo del ejemplar.